Como funcionan los cepillos eléctricos de dientes

como funciona un cepillo electrico de dientes

El origen de los cepillos de dientes eléctricos le tuvo en los cepillos manuales al incorporarle un pequeño motor eléctrico accionado por la batería que llevan incrustada en el mango del cepillo.

Aquí vamos a hablar de cómo funcionan los cepillos de dientes si quieres saber cómo cepillarse los dientes visita este post.

La gran ventaja es la cantidad de movimientos y oscilaciones con las que mueven las cerdas del cabezal, a un ritmo muy superior que cualquier persona de forma manual.

Si inicialmente proporcionaban dos tipos de movimientos a los filamentos del cabezal, oscilativo y rotatitivo, hoy en día muchos cepillos incorporan un tercer tipo de movimiento: El pulsativo, eliminando la placa de las paredes de cada pieza dental.

La mayoría de los cepillos son capaces de hacer mover las cerdas del cabezal a una velocidad entre 4.000 y 8.000 revoluciones por minuto pero incluso los más sofisticados pueden llegar a generar hasta 40.000 revoluciones por minuto. Dentro de la marca Oral-B encontraras desde cepillos muy básicos (por unos 20 euros) hasta los más desarrollados, incluido con conexión por bluetooth con el Smartphone (que pueden superar los 150 euros)

Son unos artículos (junto con los irrigadores dentales) muy eficaces en la lucha contra el sarro y la caries dental, consiguiendo eliminar la placa bacteriana que se va acumulando día tras día.

A pesar de la gran velocidad con que se mueven sus filamentos, no dañan ni erosionan el esmalte de los dientes y para las personas con encías sensibles hay cabezales especiales con unos filamentos más blandos que los tradicionales.

Pero no solo están desarrollados para que eliminen la placa bacteriana sino que algunos incorporan funciones blanqueadoras o masajeantes para encía sensibles.

Características de los cepillos eléctricos

Incorporar un sensor de presión para avisar al usuario que está ejerciendo una presión excesiva del cabezal sobre el diente o encía, para que disminuya la presión y así no producir lesiones.

Temporizador de tiempo: Uno de los problemas de usar cepillos manuales es que las personas no tienen la suficiente paciencia para estar cepillándose los dientes durante el tiempo recomendado por los colegios de dentistas, en cambio con el uso de un cepillo eléctrico, la gente está limpiándose la boca hasta que le avisa el propio aparato, mediante un sistema lumínico o sonoro, o incluso algunos modelos mediante una microparada en el funcionamiento del aparato, después de haber trascurrido los 30 segundos recomendados para cada cuadrante de dentadura o los dos minutos para toda la boca.

Consejo: El cabezal del cepillo empieza a perder eficacia a los tres meses de uso, y es entonces cuándo se debe cambiar porque a partir de ese momento la limpieza será deficiente.

El poder remplazar solo el cabezal es un cierto porque es la parte que necesita ser remplazada con mas asiduidad, habida cuenta que el mango de un cepillo puede durar años funcionando sin problema.

Los cepillos actuales usan baterías de litio, que cargadas al completo duran aproximadamente entre 6 y 12 días con un uso de tres veces al día

El 90% de las personas que han cambiado de un cepillo manual a uno eléctrico aseguran que la sensación de limpieza se nota desde la primera vez que se usa.

Está indicado para todo tipo de personas incluso aquellas personas con movilidad reducida en manos, por artrosis u otras causas, consiguen cepillarse los dientes de una forma perfecta cosa que uno manual es impensable.