Relaciones sexuales durante la lactancia

La vida en pareja pasa por diversas fases, enamoramiento, convivencia, procreación, embarazo, parto, lactancia y crianza. En la fase de la lactancia del bebé muchas parejas se preguntan si pueden tener relaciones sexuales completas teniendo en cuenta que se está amamantando al bebé con la leche de los pechos.

En los meses del embrazo las relaciones de pareja son muy satisfactorias en especial en el segundo trimestre porque aun la mujer no tiene excesiva barriga y su estado emocional y psicológico por llevar un bebé en su seno le genera endorfinas y hormonas sexuales.

Con el parto llega la fase de la cuarentena que el desgaste físico de la madre se hace patente y se tiene que recuperar asi como su estado emocional pero pasado este tiempo la mujer empieza de nuevo a sentir deseo de hacer el amor con el padre de su bebé.

¿Es posible compatibilizar el dar el pecho con las relaciones con tu pareja?

En la fase de amamantamiento es indiferente que la madre esté dando el pecho de forma directo como si está utilizando un sacaleches para extraerse la leche.

El hombre también se puede sentir incomodo por la ropa y sujetador de la madre manchados por la segregación de leche aunque eso se puede evitar comprando discos de lactancia especialmente diseñados para absorver los pequeños escapes de leche de los pezones.

Durante la lactancia se produce una situación similar a la que se da con la menopausia, que la libido de la mujer disminuye de forma drástica al igual que hace aparición la sequedad vaginal y arrebatos de calores corporales.

Estas alteraciones se producen por la descompensación de las hormonas que vuelven a sus índices normales cuando el bebé empiece a mamar aumentando el deseo sexual en la mujer.

La lubricación vaginal es difícil de predecir cuándo se regulará durante la lactancia aunque existen productos para conseguir una perfecta lubricación.

Las madres que dan el pecho al bebe se sienten más unidas a sus hijos, sin tener en cuenta que es mucho más sano que la leche artificial, e incluso algunas de ellas experimentan sensaciones similares a estadios de satisfacción sexual.

Todo ello motivado por la hormona de la ternura que curiosamente también hace su aparición en el momento del orgasmo producido en el acto sexual con su pareja.